4 de junio de 2019

Me Enamoré De Una Instagramer


Sin saber muy bien cómo, me enamoré de una instagramer. Supongo que cuando menos lo esperas, la vida te propone retos con la única intención de, después de dejarte en ridículo, aprender a esquivarlos y conformarte con tu cotidianidad y una bolsa de cacahuetes rancios.

Todo comenzó en la feria de ganado del pueblo, en la que año tras año nos reunimos pastores, ganaderos, artesanos, parados, fisgones, vagabundos, aficionados a la zoofilia y gente de bien en general. Dejo mi condición al criterio del lector perspicaz. Para incentivar la asistencia de las masas, al ayuntamiento se le ocurrió organizar una caseta en la que invitar a personalidades de relumbrón: una becaria de ‘Caza y Pesca’, el último ligue del concejal de festejos, un tipo que llegó al casting final de ‘Granjero Busca Esposa’, una vaca que en su juventud hizo de la ‘Vaca que ríe’ y, la estrella de la presente edición, una instagramer rural.
Se llamaba Sonia de los Almendros y Ovejos y era conocida por dedicar toda su vida a hacerse fotos entre campos, maquinaria, cortijos y bestias para después publicarlas en Instagram. Celebres eran sus evocadores posados junto a un par de gorrinos apareándose o un ternero recién parido aún envuelto en su placenta; su sonrisa luminosa entre las aguas revueltas del río tratando de pescar una trucha con las manos; su manera de seducir a la cámara con una sierra mecánica en brazos; o luciendo un provocador conjunto de lencería mientras daba palos a los olivos junto a un grupo de rudos temporeros.

En este tipo de casos, es difícil contener el empuje del pequeño sociólogo que todos aguardamos en nuestro interior. Así pues, empecé a tragarme las publicaciones de Sonia de forma compulsiva, además de sus fotos, selfies, vídeos, stories y retos. Recuerdo muy emocionado cómo Sonia se grabó pisando uva disfrazada de Elvis mientras cantaba ‘Suspicious Mind’; o cómo declamaba poemas de Bécquer con polvorones en la boca segando trigo con un tractor o sus debates sesudos sobre la pobreza infantil con un marrano pata negra de cerca de cien kilos al que cariñosamente llamaba Huesitos. Aunque la línea entre la genialidad y la vergüenza ajena a veces se tornaba invisible, había quedado atrapado en sus redes y no podía hacer otra cosa más que dejarme arrastrar por sus delirios y encantos.
La fecha de la feria del ganado se acercaba a la misma velocidad que mi enganche cibernético adquiría tintes de romanticismo y delirio enfermizo. Me despertaba soñando con el olor de los huertos que abonaríamos de la mano, fantaseaba con el momento en que tomaría las ubres de nuestras cabras y las ordeñaríamos hasta que no quedase ni una gota de leche e, incluso, había empezado a sondear la compra de un cortijo que sirviera de castillo para mi princesa campestre.
Necesitaba un golpe de efecto, levantarme entre la legión de followers y erigirme como un pretendiente serio para Sonia, o cuanto menos que supiera de mi existencia y de mis nobles intenciones. Y fue en ese momento cuando la inspiración se adueñó de mis dedos y esbocé una suerte de poesía sensible en una de sus fotos: “Sonia, después de recoger un banasto de higos, quiero que seas la breva de mi higuera”. A los pocos segundos, recibí la señal: un like que me supo tan dulce como una paila de choto al ajillo.

No sé si fueron las mariposas por conocer a Sonia o el cubo de ciruelas que me cargué a mediodía, pero en el trascurso de la feria del ganado tenía un horrible dolor de estómago que me obligaba a dividirme entre el puesto de piensos para conejos y los baños químicos. Al filo del anochecer haría la ansiada aparición la instagramer en la caseta de celebrities. Aunque se hizo de rogar tanto que empecé a pensar que los esfínteres me jugarían una mala pasada, Sonia se presentó en el pueblo radiante, con un vestido largo y prieto que acentuaba sus generosas caderas y que resaltaba su exuberancia indómita. La caseta estaba atestada de gañanes armados de sus respectivos palillos en boca, que vociferaban las bondades físicas de la influencer rural con picardías de distinguido calado lírico como “Ay Omá qué rica”, “Mae mía qué zagala más apañá” o “Te voy a sacar hasta los calostros, moza”.
No pasé por alto la nada sutil insinuación de mi amada: su vestido estaba estampado con una especie de dibujos que en mi imaginación tenían forma de breva. No era un sueño, no parecía un espejismo: mi amor era correspondido y aquella noche prenderíamos todos los troncos de olivo secos que hiciesen falta. Una vez terminado el acto, que resultó ser una excusa rastrera para publicitar un vigorizante para gallos de corral, me acerqué envalentonado a declararme en el turno de fotografías. Sonia me dios dos besos a la vez que me embriaga con su olor, una mezcla perturbadora de rosas silvestres y sudor animal. Antes de poder soltar palabra, la instagramer se apoderó de mi móvil y posó guiñando un ojo a la par que sacaba la lengua como el que ficha en el trabajo. Disparó una ráfaga de instantáneas mientras yo trataba de articular un discurso emocionante sobre el sabor de las brevas y la robustez de la higuera. Ella parecía asentir alegre, pero la realidad es que ya despachaba al siguiente gañán. Esperé con paciencia a que finalizara el acto para sacar a relucir la poco honrosa estrategia del rastrillo, pero Sonia salió escopetada de la caseta junto a su séquito y se introdujo en una limusina que poco tenía de humilde.
Con las lágrimas a punto de brotar y el corazón encogido, me retiré de la feria totalmente devastado. No entendía qué podía haber salido mal, visionaba de nuevo sus fotos y sus vídeos preguntándome por qué Sonia no me había entregado ni una arroba de su amor. Entonces, lo entendí todo: era uno más, una oveja del rebaño, una almendra anónima entre el montón, una amapola que había regalado sus pétalos. Sonia de los Almendros y Ovejos era el pastor que hacía servir sus redes sociales a modo de perros para guiar al redil. A ella sólo le interesaba alimentar su alma a costa de redoblar la voluntad y exprimir el cuerpo de sus seguidores, y para ello no vacilaría en sacrificar a las cabezas de ganado que no le sirvieran para su fin.

Recientemente, he sabido que para la feria agrícola del pueblo de al lado van a invitar a una youtuber especializada en quesos. Husmeando su canal, he visto que se graba rodeada de lácteos, prueba quesos de colores estridentes disfrazada de Peter Pan y acude a las queserías a presentar al gran público las últimas novedades. Con este panorama me han entrado unas ganas terribles de atiborrarme a Camembert y vídeos de YouTube.


Foto de @marinalbk. La usuaria es totalmente ajena al relato.

17 comentarios:

  1. Muy bueno. Me ha encantado el tono humorístico para una historia con regusto un tanto dramático en el fondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas. Por aquí es la especialidad de la casa: montar una ficción loca para dar una pincelada de realidad. Mil gracias por su lectura y tomar su tiempo en comentario. Se agradece! Abrazos!

      Eliminar
  2. Eso ocurre cuando el "ego" se incrementa y la humildad cierra sus puertas a los mejores, a los grandez: AL REBAÑO... DESOLADO ¿PIR QUÉ? POR UNA FICCIÓN, POR UN ENGAÑO DE TANTOS QUE ,HOY DÍA, NOS ACECHAN? UN BONITO RELATO, TRISTE PERO REAL ( personajillos que, tan sólo, piensan en sí mismos, minimizando nuestras grandezas)... Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez estamos más encerrados en nuestras burbujas, cada vez la realidad parece más de ficción... Disfrutaremos de la destrucción, sin duda. Mil gracias por la lectura y el comentario! Saludos!

      Eliminar
  3. Disculpen los errores al teclear.

    ResponderEliminar
  4. Serán las nuevas historias de “amor” �� que se contarán a los nietos
    Original ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no, pero alguna parecida habrá! Gracias por la lectura y el comentario. Saludos!

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Te has superado Rafael! Muy divertido!

    Mezcla grandiosa de actualidad y vocablos campestres de siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da mucho gusto leer tu opinión, intento siempre apuntar fuerte. Mil gracias por tu lectura y comentario. Nos vemos por aquí. Un placer!

      Eliminar
  7. Suele suceder más de lo que parece. Es cierto que internet es un escaparate para pedofilos, violadores y demás pericias. Pero parece tan tangble, tan real, y a veces demasiado cercano que puede uno confundir los sentimientos intagibles a las manos pero que el corazón que aunque no siente, bate con fuerza. Por eso yo digo que a veces, no hace falta ver para sentir.

    Saludos!! Me ha gustado mucho tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad adquiere otra dimensión en Internet... Quizá sea un perturbado el que esté escribiendo los relatos, quizá no, seguramente no lo sepas. Lo que sí puedo decir es que estoy encantado de que me hayas leído y te haya gustado. Saludos!

      Eliminar
  8. Hola, Rafael. Lo leí en el Papenfuss número 13, en el que como sabes, también hay uno de mis relatos.

    "Me enamoré de una instagramer" me ha parecido una historia muy divertida narrada con un tono muy ligero y con un juego de palabras ganaderas de doble sentido ingenioso. Es muy imaginativo y original esta mezcla que has realizado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. El amor, es inesperado cuando te enamoras pero desde luego , las redes sociales, quitan todo intercambio de señales que hagan darse cuenta de cuando uno/una es amable por cortesía, o quieren algo más. Me ha echo gracia el momento en que se da cuenta que algo debido ir mal pues corrobora que muchas veces, interpretamos mal lo social. De hecho está muy bien planteado. El texto deja ver el enorme avismo entre lo real y lo virtual.

    Me ha encantado.
    Saludos!!

    ResponderEliminar