17 de octubre de 2016

Pompas De Jabón

Del jabón diluido en agua nacen pompas que aspiran a echar a volar. Encierran bocanadas recónditas que la brisa ajena mece con misteriosa intención. La delicadeza del primer soplo establece la fragilidad de su envoltura. Su carácter translúcido atrae las miradas de propios y extraños, mientras que sobre ella se derrite una amalgama de colores que el ojo capta a su antojo. Suspendida en el aire, la pompa se aleja y por sí misma constata su fugacidad.

La tensión interna, la presión de las corrientes o un manotazo de realidad hace que lo inevitable acontezca. Mas nadie puede hacer nada por ella, su insignificante carga en el aire se disipa. Y la película jabonosa, junto con sus tonalidades caprichosas y su efímera fragilidad, calará para, en algún momento, secarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada